miércoles, 26 de enero de 2011

Estación de Zig Zag: Potencial parque ecopatrimonial

Un paseo histórico sobre rieles

Federico Ortega

Gracias a los trabajos de exploración y levantamiento fotográfico realizado por la Fundación Historia Ecoturismo y Ambiente (Fundhea), se comienza a revelar la existencia de un pueblo abandonado en medio de la sierra avileña, pequeño asentamiento surgido en torno a la estación del ferrocarril en la zona de Zigzag, en los predios de la carretera vieja entre Caracas y el Litoral Central.

La estación de Zigzag se destacó como la principal en la ruta de la montaña, según relatan cronistas y testigos que recuerdan los “viajes en tren para la Guayra”, en este punto se detenía la locomotora para tomar el refresco de agua y permitir a los pasajeros bajarse a comer, tomar algo, comprar algunas artesanías y “correr a los wáter a satisfacer apuros del cuerpo”.

El ferrocarril, de construcción inglesa con intervención de ingenieros y obreros venezolanos, se manejó en un ambiente administrativo y operativo netamente británico, los funcionarios de mayor rango, de origen inglés, levantaron sus viviendas en las adyacencias de la estación, posteriormente, obreros y habitantes de asentamientos agrícolas cercanos se sumaron a la fundación informal de este pequeño poblado.

A través de las imágenes logradas por Derbys López, presidente de Fundhea, y su equipo, se pueden apreciar las ruinas de elegantes viviendas con claras líneas británicas, destacando los arcos y los sistemas de drenaje de aguas servidas, ornamentos y ventanas que se supone habrían pertenecido a los técnicos, administradores y otros empleados de rango en la empresa ferrocarrilera.

Restos de una época

Comentó Derbys López que entre las ruinas y la maleza es posible encontrar gran cantidad de desechos domésticos así como piezas menudas de repuestos y partes del ferrocarril, “material de oficina, productos de la época, elementos que indican un estilo de vida, costumbres, actividad social y económica”.

Entres los restos recolectados señala fragmentos de cerámica inglesa, botellas de licor y gaseosas, piezas de loza como teteras, tazas y escudillas, piezas metálicas y fragmentos de locomotoras.

La presencia de las teteras señalan que en Zigzag se acostumbraba a tomar el té con todo el ritual tradicional de los ingleses, “era una especie de comunidad británica en la montaña avileña”, apunta López.

El parque ecopatrimonial

Desde el punto de vista turístico esta zona puede ser explotada como parque temático ecopatrimonial, “reconstruir la estación yn el poblado, adecuar las vías de acceso y recrear la actividad que dio vida a este lugar atraería a un sector importante de visitantes, las comunidades aledañas bien podrían formar parte operativa y administrativa de este parque”, explicó.

Para los amantes del ecologismo representa una opción muy atractiva, “el paisaje, la flora y la fauna, los accidentes del terreno son propicios para los deportes extremos, montañismo, las posibilidades son muy amplias para desarrollar un productivo eje turístico que beneficiará en alto grado al estado Vargas”.

Tenemos la mitad del trabajo hecho, el turismo espera por los proyectos, la inversión y la voluntad